La participación protagónica del pueblo en la gestión pública, la seguridad ciudadana y el servicio de policía constituye un mandato, de conformidad con lo establecido con el artículo 55 de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la normativa legal vigente en materia del servicio de policía y la función policial, estableciéndose que el proceso de control de gestión y de rendición de cuentas en materia del servicio de policía se desarrollara con fundamento en el balance entre la supervisión interna y externa y la participación articulada de la comunidad, por lo cual se prevé la creación de mecanismos externos de supervisión de cuerpos de policía, a través de los consejos comunales, comunas y otras formas de organización social y comunitaria, para la revisión de los instructivos , prácticas policiales y procedimientos disciplinarios dentro del marco de las normas constitucionales y legales.

Cada cuerpo de policía de cualquier ámbito político-territorial, deberá contar con un comité ciudadano de control policial, que es la instancia de control externo de la policial, plural, participativa y responsable, orientada por el conocimiento social informado y cuya responsabilidad radica en estudiar, monitorear y hacer seguimiento al desempeño policial institucional, en cuanto a su gestión administrativa, funcional y operativa, a fin de contribuir con el cabal cumplimiento de las normas que rigen dicho desempeño.

Una vez elegidas las personas que integran los Comités Ciudadanos de Control Policial, se procederá a su constitución formal y a la publicación de su creación e integrantes, en consecuencia, los y las integrantes de dichos comités, electos por las comunidades como titulares, con sus respectivos suplentes, son: