Los cuerpos de policía deben crear y poner en funcionamiento la Oficina de Atención a la Víctima, garantizando las mejores condiciones de atención para las ciudadanas y los ciudadanos. Para el cumplimiento de esta obligación se recomienda lo siguiente:

1.- Sede. Cada organismo policial debe contar con al menos una unidad ubicada fuera de las sedes policiales, la cual servirá exclusivamente como Oficina de Atención a la Víctima.

2.- Accesibilidad. Se debe cuidar la facilidad de acceso (vías y medios de transporte) a dicha sede para toda persona que recurra a formular una denuncia. Tomar en cuenta la movilidad de personas con discapacidad motora para poder acceder a dichos centros de denuncia.

3.- Difusión. Colocar en todas las sedes afiches de no menos de medio pliego con la identificación del cuerpo policial respectivo, información relativa a los servicios prestados por la Oficina de Atención a la Víctima, su ubicación y formas de contacto (dirección, teléfono, fax, correo electrónico, línea 800, etc.).

4.- Atención. Por otra parte, la Oficina de Atención a la víctima deberá trabajar de la mano con una plantilla profesional multidisciplinaria (Abogados, Psicólogos, Médicos y Trabajadores Sociales), que permita brindar una atención óptima y adecuada.

5.- Ubicación Funcional. Es fundamental que la Oficina de Atención a la Víctima se encuentre cercana a la ciudadanía. Por esta razón, se recomienda el establecimiento de estas oficinas encada una de las áreas de despliegue policial (anteriormente conocidas como zonas o regiones policiales). Aunque estén ubicadas fuera de las instalaciones policiales, estas oficinas al nivel de las áreas de despliegue policial dependen funcionalmente de los Centros de Coordinación Policial.

Con el propósito de garantizar una atención adecuada a todas las víctimas del delito y del abuso policial, sin distingo de su situación económica y social, género, religión, etnia, orientación sexual u otra condición, se recomienda lo siguiente:

1.- Información. Se debe colocar en la entrada de toda sede policial una cartelera informativa, visible, clara y completa relativa a la definición de víctimas de abuso de poder policial que establece la Resolución sobre Atención a las Víctimas, así como el contenido del artículo 119 del Código Orgánico Procesal Penal o, en su defecto, en caso de modificación de dicho instrumento legal, del artículo que haga referencia a la definición de quiénes se consideran víctimas de delito según el ordenamiento legal vigente.

2.- Difusión. Toda dependencia policial debe contar con material orientativo impreso (desplegables) sobre atención a la víctima en el cual se transcriba la definición de víctima establecida en el ordenamiento legal vigente, sus derechos reconocidos en la Resolución sobre “Normas y Principios para la Atención a las Víctimas de delito y/o abuso del poder policial”, así como la Declaración sobre los Principios Fundamentales de Justicia para las Víctimas de delitos y Abusos de Poder de la Organización de las Naciones Unidas, y las instancias oficiales a las cuales pueden recurrir para denunciar.

3.- Confidencialidad. Establecer mecanismos para la denuncia anónima para reservar, resguardar y proteger la identidad del denunciante (crear un correo electrónico, línea telefónica, buzón de denuncias, etc.).